Archive - mayo 2009

1
¿Y quién piensa en la Humanidad?
2
Oponerse a la oposición
3
Es mi amigo

¿Y quién piensa en la Humanidad?

TRAS años de paz, tranquilidad y relativo consenso en materia de energía nuclear, vuelven a la carga sus defensores. Todo ese movimiento pronuclear se mi ve que no tiene en cuenta el derecho de soberanía nacional, que permite a Corea del Norte o Irán cheap jerseys nfl tener autonomía y poder decisorio en cualquier materia incluida la energía nuclear en su nación. Esas posturas temerarias que la fomentan, no nos explican en base a cheap jerseys nfl qué principio de derecho internacional se va a permitir a unos países y negar a otros, el derecho soberano a disponer de esa energía y realizar pruebas atómicas.
Hay gente a la que no le preocupa que Francia, un país tecnológicamente desarrollado, disponga de grandes centrales nucleares. Pero podría convertirse en una pesadilla saber que esa tecnología, con los riesgos que implica, ha caído en manos de países movidos por el odio. También es frecuente en otros casos el déficit de mantenimiento causado por una situación económica precaria como fue el accidente de Chernobyl. La explosión del reactor de la central ocurrió en 1986, y miles de afectados Soap de distintos países siguen padeciendo sus consecuencias. Cuantas más instalaciones tengamos y más países dispongan de ellas, mayor será la probabilidad de que esto vuelva a ocurrir.
Nuestros amigos de la energía nuclear también olvidan mencionar el fenómeno del terrorismo que ha saltado a la palestra después del 11-S. Existiendo discursos como los de Bin Laden ¿cómo se puede potenciar una energía que en sus manos podría suponer el exterminio humano?
Es cierto que la solución al problema debe ser colectiva. Quizás un gobierno mundial, aquella utopía de Einsten que compartimos los que nos sentimos ciudadanos del mundo. Pero mientras tanto, la solución individual pasa por pensar en la Humanidad y olvidarnos de otro argumento.

Leer original ->

Oponerse a la oposición

HACE un par de días me encontré con una amiga que no había visto desde hacía tiempo. La pobre estaba sin brío, pálida y con ojeras. Ryan Rua jersey Me explicó que ante la situación actual de crisis y precariedad laboral wholesale football jerseys China había decidido opositar, como tantos otros jóvenes que no ven un futuro laboral a su alcance. En su caso preparaba oposiciones wholesale nhl jerseys a juez, una de las más difíciles. Otra más, pensé, que se va a postular para una plaza de funcionaria entre cinco mil candidatos, una proporción que llega a lo esperpéntico. Otra más que va a desperdiciar los mejores años de su vida en un procedimiento de estudio decimonónico, que juzga únicamente cheap jerseys la cheap jerseys Atlanta Falcons jersey wholesales capacidad memorística para recitar un ladrillo de 400 temas teóricos en quince minutos cada cheap jerseys China cheap nfl jerseys uno.

Esto ocurre en España, pero en países de nuestro entorno como Alemania, Finlandia y cheap jerseys China Países Bajos, la On formación es eminentemente práctica. Por ejemplo, en Alemania se accede a mi la función judicial cheap nfl jerseys China después de unas prácticas y teniendo en cuenta la nota final de la carrera.

«Spain is different» y aquí no apreciamos la experiencia previa, la argumentación, la inteligencia, la sensibilidad, la ponderación o wholesale jerseys el análisis crítico. Preferimos elegir a los que son capaces de estar recluidos más de cinco años en una habitación repitiendo de memoria los códigos wholesale nhl jerseys legales que tendrán delante de su mesa el día que trabajen. Este método deja fuera a muchos de los «mejores» y «dentro» a muchos perjudicados por tantos años de clausura. Tendríamos que escuchar a Albert Einsten cuando, hablando de la memoria, decía: «No guardes nunca en tu cabeza aquello que te quepa en tu bolsillo». Con congoja la vi marchar sin ser capaz de transmitirle ni una palabra de aliento. No seré yo quien anime a nadie a emprender una Rafael Montero elite jersey iniciativa como esta, tan incierta y frustrante en la mayoría de los casos, hasta que no cambie el sistema de oposiciones.

Es mi amigo

EL otro día una encuesta señalaba que en España el 80% de los trabajos se obtienen a través wholesale nfl jerseys de amigos o Sands conocidos. En la misma línea, la prestigiosa revista Sodales científica «Nature» comentaba que el amiguismo reinante en la Universidad española amenazaba con restar calidad a todos los ámbitos de la Ciencia en nuestro país. Esa investigación confirma mis temores de que por estos «lares» el enchufismo campa a sus anchas.
El problema del nepotismo -que constituye una radical injusticia desde wholesale jerseys el punto de vista ético- es que deja fuera del circuito profesional Text a muchos de los mejores. Eso propicia el abandono de los wholesale jerseys principios de mérito, esfuerzo y capacidad. ¿Para qué voy horarios! a estudiar y esforzarme, si tener más conocimientos no es lo que me ayudará a conseguir un trabajo? ¿Para qué cheap nba jerseys voy a wholesale nba jerseys dejarme la piel en mi responsabilidad como político si los primeros de la lista serán sólo los recomendados por el cheap jerseys presidente del partido? ¿Para que voy a solicitar ésta is cheap jerseys China u otra subvención o voy a presentarme para esta plaza vacante si está claro que la dan a dedo, tratando de disimularlo bajo un marco más o menos legal?
Habrá quien considere que cheap jerseys quedar bien con los compadres, amigos y familiares es un sistema de lealtades que, aunque se alimente de favores, es «más humano y más nuestro». No lo perciben como lo que realmente es, una señal de corrupción, sino más bien como una forma de cheap jerseys nfl solidaridad con los wholesale jerseys Feria suyos.
Sin embargo, en un momento de crisis con pocos puestos de trabajo hay wholesale jerseys que buscar mayor profesionalidad para ser más competitivos. La única manera de hacerlo es dejar llegar a los más cualificados y a los más aptos con sistemas de selección imparciales, transparentes y abiertos. Los británicos denominan a este fenómeno del amiguismo los «viejos vínculos escolares». Necesitaríamos una nueva clase de hombres A y mujeres que de no estén dispuestos a fomentarlos.

Copyright © 2019 All Rights Reserved - Powered by La web lúcida