Category - Timeline

1
¿Soy de izquierdas o de derechas?
2
El Ladrillo deja paso al olivo
3
Altea pone al alcance de parados huertos y formación para su explotación agrícola

¿Soy de izquierdas o de derechas?

Desde que empecé mi compromiso en la política activa en el año 2006 me enfrento regularmente a una pregunta a la que yo no doy importancia, pero que parece obsesionar a mucha gente. Y esta cuestión se traslada ahora a la formación que represento. ¿Ciudadanos es de derechas o de izquierdas?

Así me lo preguntó, con gran vehemencia, un periodista y tertuliano durante un debate. Le noté frustrado con mi respuesta, que es la de siempre, que no es de izquierdas ni de derechas, que somos Tercera Vía. Por su mirada supe que no me creía. Se notaba que sospechaba que lo que pretendía con esa respuesta era salirme del sempiterno esquema decimonónico de derecha-izquierda para pescar votos en cualquier pesebre…

Aún me cuesta comprender por qué algunos necesitan con tanta intensidad colgar etiquetas. Entre otras cosas, porque hoy por hoy, yo no sé qué es ser de izquierdas, y qué es ser de derechas. Me explico: ¿El PSOE es de izquierdas después de haber abrazado la economía de mercado, es decir, el modelo de economía capitalista? O personalicemos un poco más, ¿Es el Bono socialista ferviente católico y persona contraria al aborto más de izquierdas que el verso suelto del PP, el señor Monago, presidente de Extremadura?

En USA los republicanos consideran el estado de bienestar, y en especial la sanidad gratuita, como una perversión socialista y roja, y, sin embargo, el PP y los partidos conservadores europeos lo reivindican como suyo. Por lo tanto, ¿el estado de bienestar es de izquierdas o de derechas?

¿Condenar la dictadura cubana de Castro y el modelo soviético o el de la China de Mao, es ser de derechas? ¿Creer en la justicia social y la enseñanza pública es ser de izquierdas? ¿Es el Papa de derechas o de izquierdas? ¿Implicarse en la defensa del medio ambiente y la ecología, como lo hizo el millonario y vicepresidente Al Gore a través de su oscarizado documental ‘Una verdad incómoda’, es de izquierdas o de derechas? ¿Rechazar la energía nuclear como ha hecho Ángela Merkel en Alemania es de derechas o de izquierdas?

Y yo, que defiendo que las soluciones a los problemas de los ciudadanos no son de izquierdas ni de derechas, sino solo buenas o malas, entonces ¿qué soy yo? ¿De derechas o de izquierdas? Menuda esquizofrenia….

¿Realmente alguien se cree que los trilladísimos clichés del siglo XIX son la única manera de definirse en pleno siglo XXI? ¿Reducir la política a las trincheras ideológicas de rojos y azules no es condenarla a ser una bandera más?

Quién afirma ‘¡yo soy de derechas!’ o ‘¡yo soy de izquierdas!’ con la misma vehemencia que quién exclama ‘¡yo soy del Madrid!’ o ‘¡yo soy del Barça!’, ¿no responde más bien a un sentimiento atávico y primitivo de pertenecer a alguna tribu? Habría que estudiarlo…

Creo que sería bueno ir prescindiendo de los rancios sectarismos. Por eso me acerqué a Ciudadanos, que, por cierto, en eso de estar por delante de las etiquetas, ha sido un movimiento ciudadano adelantado a su tiempo. Lo hizo antes que Podemos e incluso antes que UPyD, con permiso de la formación Foro, que lideró mi padre en 1991, otros que probablemente fueron demasiado adelantados a su tiempo.

El Ladrillo deja paso al olivo

Publicación original (ABC)

Altea pone en marcha una almazara para producir aceite con los árboles recuperados en la zona tras el abandono de sus propietarios durante los años de especulación inmobiliaria

Screen Shot 2015-10-28 at 06.48.50

Mediterráneo: trigo, vid y olivo. Una trilogía que fue alterada en la última década con la introducción de un elemento muy poco natural, el ladrillo. Un problema generalizado y al que en la alicantina localidad de Altea se unió la proliferación de otros cultivos de regadío. Como resultado, era casi imposible producir aceite en la zona. El cierre paulatino de almazaras y la presión urbanística estaban en el origen del problema, con las más próximas en Relleu y Benimantell, a 36 y 24 kilómetros (con 500 curvas) respectivamente.
«Se llegó a temer por la cultura del cultivo del olivo en la zona, con huertos en estado de abandono porque los propietarios no tenían el incentivo de hacer el aceite de sus propios olivos», explica Miguel Ángel Capilla, regidor de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca del Ayuntamiento de Altea. Él, junto al grupo Ciudadanos Independientes por Altea (Cipal) al que pertenece, ha sido uno de los impulsores de poner en marcha una nueva almazara en la localidad. Una iniciativa que permitirá regenerar 150 hectáreas de olivos y recuperar parte del patrimonio agrícola y cultural de la región.

Entre los municipios de Altea, La Nucía y Alfaz del Pi, hay diseminadas más de 450 parcelas de este cultivo de una superficie que sobrepasa los 3.800 metros cuadrados de media. En total, el área declarada de este cultivo superaba las 1.800 hanegadas entre los tres municipios, que en su mayoría vegetaban sin producción.
«Se había perdido debido al auge de la construcción y a la falta de posibilidades para su elaboración», explica Carolina Punset, presidente de Cipal. Así que se pusieron manos a la obra para poner en marcha un proyecto «con un efecto mutidisciplinar del medioambiente, en el que tiene una potente acción, así como en el paisaje», señala Punset.
Colaboración
A través de la Obra Social La Caixa, el Ayuntamiento propuso la participación en él a diversas entidades y organizaciones. El objetivo era poder adquirir una maquinaria moderna pero que no necesitaba grandes espacios ni grandes recursos en mano de obra para su funcionamiento. «Hemos seleccionado un equipo con capacidad para procesar 150-200 kilos/hora de aceituna, cantidad relativamente pequeña, pero que con un doble batidor permite la obtención del aceite de pequeñas partidas, como es nuestro caso», explica Miguel Ángel Capilla.
Así sería necesario un pequeño espacio para su instalación, de 4,8 metros de largo y 3,3 metros de hondo. Además, se opera con un único empleado, ya que el control de todo el proceso es electrónico.
En total, unos 40.000 euros para los que el consistorio aportó alrededor de 35.000. La concejalía de agricultura cede la explotación de la maquinaria a la entidad cooperativa, entre cuyos fines está la promoción del cultivo del olivo, la preservación de las tradiciones agrícolas de producción de aceite, la promoción y difusión de la dieta mediterránea, la agricultura ecológica y el comercio de proximidad.
«El beneficio de la actividad se destina íntegramente a los fines, entre ellos también la adquisición y recuperación de aperos y almazaras tradicionales y la renovación de la propia maquinaria», detalla Capilla.
De esta forma se ha promovido la recuperación de parcelas urbanas y periurbanas antes abandonadas, ahora convertidas en huertos urbanos y periurbanos ecológicos acogidos al Convenio de Huertos Urbanos Ecológicos municipales, y que suman más de 80 huertos en la actualidad. El resultado: aceite sin coste para el propietario a partir de olivas que cultivan parados, jubilados y familias de manera ecológica con el consentimiento de los propietarios que no pueden hacerse cargo de sus fincas. Oro líquido en lugar de hormigón y ladrillo.

Altea pone al alcance de parados huertos y formación para su explotación agrícola

Publicación original (Información.es)

El programa recupera fincas abandonadas próximas al casco urbano cedidas temporalmente por sus propietarios

Screen Shot 2015-10-28 at 06.53.41
No sólo los parados de la comarca de la Marina Baixa miran con esperanza al campo. Altea, municipio pionero en poner en marcha hace dos años los primeros huertos urbanos de la comarca, emprende esta semana un nuevo programa dirigido a formar desempleados para que puedan encontrar una salida laboral en la agricultura ecológica. El plan es integral y aúna el interés público con el privado.

Según explicó ayer el concejal de Medio Ambiente, Miguel Ángel Capilla, por una parte se incentiva «el cultivo de la zona periurbana que se encuentra en estado de abandono mediante la creación de huertos urbanos ecológicos, eliminando las parcelas que hay en deplorable estado y aumentando el valor paisajístico del pueblo». Para ello, el Ayuntamiento facilita a los propietarios de esos terrenos su cesión temporal a la Concejalía. No reciben compensación económica por ello, pero se ahorran los costes que acarrea su limpieza y mantenimiento. El Ayuntamiento prepara el terreno para su cultivo, instala en ellos el riego por goteo y gestiona su ocupación.

Tal ocupación se hace echando mano de la bolsa de trabajo y tras un proceso de selección. Con ello se logra «incorporar personas en paro al sector agrícola ecológico que satisfagan la demanda real de productos biológicos mediante el comercio local y de canal corto». Según explicó el regidor, «actualmente en la zona hay una población creciente que busca los productos de consumo por su origen local y ecológico», y por ello en Altea «el cultivo y comercialización ecológico y local es una vía real de inserción en el mundo laboral».
Estas personas, sin embargo, necesitan aprender el ocio. Para ello se ha puesto en marcha el Centro Itinerante de Formación en Agricultura Ecológica con la colaboración de la empresa Agricología, la Granja Escuela la Ilusión de Finestrat, la Cooperativa Agrícola de Altea y la Unió de Llauradors. A través del mismo se impartirán cursos de horticultura ecológica de un semestre de duración. Sus sesiones se darán en los propios huertos o aulas del centro si son exclusivamente teóricas.

Por ese motivo, las parcelas que se ceden (para parados y para personas en activo) tienen una extensión de entre y metros cuadrados. En la segunda fase del proyecto, será cuando ya se entreguen a los desempleados del municipio parcelas de metros cuadrados. «Una dimensión donde ya se puede plantear una comercialización de productos agrícolas».

Para incentivar la comercialización del excedente, la Concejalía de Medio Ambiente organizará un mercado tradicional o «mercat d’arrels», en el cual todos los productores podrán vender su excedente una vez al mes.

Copyright © 2019 All Rights Reserved - Powered by La web lúcida