Guatemala y Guatepeor

Se está rodando un documental sobre la vida de Mario Conde. A lo mejor sorprende saber que vino a Alicante con sólo ocho años y vivió aquí hasta que se marchó a estudiar a la universidad de Deusto. Al llegar, el contraste entre su Galicia natal y Alicante le llevo a decir – “Mamá, aquí vamos a morir de sed porque no llueve!”-

Voy conduciendo por la autopista, donde discurren estos paisajes semidesérticos que dotan de una personalidad propia a nuestro entorno. Siempre han sido áridos y soleados aunque la construcción masiva de la última década los ha llevado al límite y ahora muchos de ellos aparecen mutilados. Detrás de una curva surge el perfil de una montaña literalmente rebanada por la instalación de una cantera de arena o piedra. Más allá, campos de naranjos han sido abandonados y sustituidos por espantosas urbanizaciones. Queda algún almendro, pero las únicas zonas con algo de vegetación son los campos de golf y eso no es consuelo para nadie.

Últimamente me llama mucho la atención la proliferación de declaraciones a favor del modelo urbanístico de Benidorm, compacto y de alta densidad. «El modelo disperso con baja densidad es el problema», dicen ahora; pocas casas y mucho territorio destruido. ¡Como si estuviéramos obligados a elegir entre Guatemala y Guatepeor!

No queremos ni lo uno ni lo otro, gracias. Lo que necesitamos es no perpetuar esta agonía. Lo que necesitamos es reverenciar el entorno y que no nos obliguen a elegir entre dos modelos que suponen siempre construir de manera desorbitada, uno, con rascacielos de muchas alturas, y otro con hileras de adosados acosados, porque como la cosa siga así, igual tiene razón Conde y acabamos por morirnos de sed.

About the author

C_Punset

Copyright © 2019 All Rights Reserved - Powered by La web lúcida