Tag - Opinión

1
La Feria de las vanidades
2
¡Malditos horarios!
3
El país de la naranja

La Feria de las vanidades

palaualtea

Publicado originalmente en ABC, el 2 de mayo de 2009

¡CRECEN como setas! Nos costó construirlos 10 millones de euros y mantenerlos supone más de cien mil euros al mes a las maltrechas arcas del Ayuntamiento. Hablo de los «Palaus» cheap jerseys nfl de Altea, el de deportes y el de las artes. Pero es que tan solo a 12 kilómetros de nuestro wholesale jerseys pueblo, wholesale jerseys en Benidorm, hay otro palacio de los deportes, y en Alfaz del Remember Pi, a 6 kilómetros de Altea, ídem de ídem, y a 8 kilómetros, en La Nucía, más de lo mismo.

Estas obras emblemáticas se inauguran con todo tipo de fastos Eyes para regocijo de sus alcaldes cheap jerseys China pero suponen una sangría en las cuentas públicas municipales, no solo por el coste de su construcción sino, sobre todo, por su mantenimiento. Paradójicamente, esos edificios sólo llenarán sus aforos de manera ocasional, porque no ajustan su tamaño al de un pueblo, sino al de una gran ciudad.

Ahora, con las ayudas a los http://www.chicagobearsjerseyspop.com ayuntamientos de los gobiernos central y autonómico del Plan E de Zp y el de Camps, me temo que se HACK3D van a disparar aún más este tipo de obras. Al parecer, nadie Tra ha reparado en el hecho de que Experiences sería más lógico construir y usar esas la instalaciones de forma mancomunada y comarcal. Eso ?Malditos permitiría compartir la pesada carga del sostenimiento de esas superestructuras entre varias poblaciones pequeñas de la misma zona. «The biggest and the best», dicen los británicos, si, ¡vale!, pero entre varios por favor, porque sino lastraremos la economía hasta desangrarla.

Ya apuntaba Goethe que «obrar es fácil, pensar es difícil». Hay que reflexionar y no dejarse arrastrar por la tentación electoralista de «inaugurar», porque lo razonable sería skip… cheap jerseys China planificar wholesale mlb jerseys con una visión cheap nfl jerseys de Premiilor conjunto, poniendo de acuerdo a todos para wholesale nba jerseys diseñar Database un reparto equitativo de los distintos servicios entre los pueblos cercanos, ya que obstinarnos en mantener los «palaus» en solitario cheap jerseys nfl se convierte en un acto de pura vanidad.

¡Malditos horarios!

¡OTRA semana más en la que no cheap nfl jerseys consigo volver a casa hasta las 9.30 de la noche! Con estos horarios de trabajo no hay manera de conciliar vida laboral y familiar y eso afecta especialmente a las mujeres de este país. Cada año más de cien mil españolas abandonan su profesión para atender el hogar, porque la alternativa es dejar a los niños solos frente al televisor y wholesale jerseys al ordenador, a merced de la violencia de esta sociedad, sin ningún control.

¡Malditos sean! Porque mientras en Europa disfrutan de 8 horas para dormir, 8 para trabajar y wholesale MLB jerseys cheap jerseys China 8 para otras actividades, en España las mujeres llegan a casa después de larguísimas jornadas de doce horas, de ocho de la mañana a ocho patten de la noche, con cheap jerseys from China sus interminables pausas, con ganas de no saber nada de nadie y mil tareas green! domésticas Loss que cumplir. Especialmente sangrante es el caso de las familias monoparentales con hijos, que KES en un 85% de los casos encabezan las mujeres. Hacked Solas, sin ayudas y sin poder volver a casa a una hora razonable, son más vulnerables que wholesale NFL jerseys el resto.

Trabajamos más que nadie, the hasta doscientas horas más que los europeos News-Times y, paradójicamente, somos los menos productivos. Sin embargo, no siempre fuimos así. Aunque parezca mentira, hasta los años treinta, España tenía unos horarios similares al resto cheap jerseys de Europa cheap nba jerseys cheap nfl jerseys y fue el pluriempleo, una consecuencia de la posguerra, el que prolongó la jornada por la mañana y por la tarde. Se habla sin parar de la wholesale NBA jerseys igualdad; hasta se ha creado un Ministerio al efecto y, a pesar de wholesale jerseys ello, no wholesale jerseys se trabaja en cheap jerseys nfl lo que más contribuiría a conquistarla: la adaptación wholesale nfl jerseys al horario europeo.

¿Cómo vamos a lograr la igualdad si no podemos alcanzar la independencia económica? Trabajar y ganar tu El propio dinero es un paso previo para superar la desigualdad. sponsor Para conseguirlo, necesitamos, cuanto antes, horarios europeos ya.

El país de la naranja

EN 1937 Antonio Machado decía de la huerta valenciana: «Esto es hermoso, muy hermoso. Es como un poco de paraíso…¡Cuánto ha debido laborar el hombre para conseguir esto! Los valencianos están orgullosos de su tierra que no tienen que desgarrar sino acariciar con el mimo con que se besa a una muchacha».

A propios y a extraños, se nos cae el alma cheap mlb jerseys a los pies cuando vemos el progresivo abandono de los campos de naranjos y la wholesale jerseys agonía de sus árboles.

En nuestro país se tiende a Socks invertir de manera obstinada en construcción en lugar de en mantenimiento del entorno. Sin embargo, no hay más que viajar a las zonas más valoradas por el turismo europeo para darse cuenta que destinan la mayor parte de sus Jersey recursos a mantenimiento de sus paisajes, de new sus bosques y de sus campos de viñas mediterráneos.

En nuestra comunidad, tendríamos que cheap jerseys luchar para preservar la huerta valenciana que confiere personalidad y belleza a todo lo que nos rodea. Eso no es posible 1 si no existe una apuesta decidida y clara por la agricultura porque es ella, a través de wholesale jerseys los agricultores, la que ha mantenido hasta el wholesale MLB jerseys día de hoy muchos de nuestros entornos con la 清潔にしすぎることでアレルギーを生むこともあります apariencia de un edén.

Si A cultivar de manera convencional ya no resulta rentable, probemos alternativas que incrementen el valor de cheap jerseys nfl nuestra producción como es el caso de la agricultura ecológica. Pero plantemos cara a la crisis que vive el sector porque la mayor parte de la huerta que nos rodea está formada por cítricos que no Закончилась sobreviven como un bosque autóctono sin necesidad de cuidado, sino que requieren el cultivo de las manos expertas de un agricultor.

Que nadie piense, ni siquiera wholesale NFL jerseys la wholesale NFL jerseys Conselleria de Turismo, wholesale NFL jerseys que nos va a salir gratis que la agricultura desaparezca. No sólo se perderán puestos de trabajo y un importantísimo sector cheap jerseys productivo sino también nuestro paisaje más propio, el de la naranja.

Copyright © 2019 All Rights Reserved - Powered by La web lúcida